// // Deja un comentario

De marionetas y guiones sencillos.

Risas, salidas fáciles, ruptura de la cuarta pared y canciones son características generales a las que nos acostumbraron los Muppets (Teleñecos en España) en cada trabajo fílmico que han hecho. The Muppets (2011) no es la excepción, sin embargo, no es el gran revival que pudo haber sido. Un guión flojo, rápido, co-escrito por Jason Segel, es el bastón en el que se apoya esta nueva película de las creaciones de Jim Henson. Al ser un bastón algo frágil, la película queda coja. 


Incluso teniendo ese guión se pudo haber aprovechado mejor. Una línea narrativa que entra en la metaficción de alguna manera, pues la película trata de "revivir" a los Muppets dentro y fuera de la pantalla, podría haberse convertido en algo más interesante. 
No desestimo la película, pero creo que apela sobre todo al sentimentalismo y al gran cariño que se les guarda a estos personajes. ¿Quién va a querer odiar a la Rana René -ahora Kermitt por imposición de Disney- o a Miss Piggy o acaso su estrepitosa relación? ¡Nadie! Por supuesto que nadie que ha crecido con estos títeres tan llenos de vida. Eso es el gran acierto de la película y tan grande resulta que te hace adoptar, naturalmente, un nuevo miembro en la familia: Walter, la marioneta protagonista. La película apela tanto a la nostalgia que supe por lo menos de una persona que no pudo evitar las lágrimas en la sala. 




Dicho esto, por lo demás, es una buena y recomendable película familiar. Los números musicales están bien armados: canción, coreografía, decoración, etc... Lo más divertido es ver cómo se burlan sutilmente de ellos mismos y el hecho de que sepan que están haciendo una película, elemento específico de los Muppets que origina la ruptura de la cuarta pared. Las actuaciones infantiles de Segel y Amy Adams se sienten a tono con la película y Jack Black no pudo haber hecho mejor trabajo (si ya la vieron, entenderán mi punto). Los cameos también resultaron inevitables y el de Jim Parsons -Sheldon Cooper en The Big Bang Theory- es genial, sencillamente. Por otra parte, cabe decir que la crítica especializada, es decir sobre todo la estadounidense, ha tratado bastante bien a The Muppets
En conclusión, tenemos ante nosotros un producto bien realizado pero que en vez de sólo incorporar salidas fáciles como partes del guión, se vuelve él mismo una salida fácil. Lejos se posiciona esta película para poder superar las viejas glorias que disfrutaron con The Muppet Movie (1979) y Muppet Treasure Island (1996) por ejemplo. Ahora, sólo falta ver si el revival realmente impacta lo suficiente para lograr esa meta precisamente y poner de moda a los Muppets de nuevo una larga temporada.


Andrés Ramos G.
@andrUk7

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada